Alfombras vinílicas lavables infantiles

Basado en los principios científicos del color, el círculo cromático -o rueda de colores- es una organización de colores dividida en tres categorías: primaria, secundaria y terciaria, y abarca un total de 12 colores.
Los colores primarios son el rojo, amarillo y azul. Todos los demás colores se crean a partir de estos tres colores.
Entre cada color primario se encuentran los colores secundarios: naranja, verde y violeta, creados a partir de la mezcla de dos primarios.
Los colores terciarios se forman mezclando un color primario con un color secundario contiguo. Son el amarillo-naranja, rojo-naranja, rojo-violeta, azul-violeta, azul-verde y amarillo-verde.

 
Alfombras vinílicas exteriores

La rueda de color es una herramienta de decoración esencial siempre y cuando se sepa cómo usarla. Antes de empezar debemos tener en cuenta que los tonos azules, verdes y morados tienden a ser más fríos y más calmantes mientras que los naranjas, amarillos, marrones, rojos y rosas son tonos más cálidos y emocionantes. Antes de elegir una paleta de colores es importante saber qué tipo de sensaciones queremos en cada espacio y aplicarlas mediante elementos decorativos como alfombras vinílicas y cuadros de madera impresa.

 
Alfombras vinílicas infantiles lavables

Colores monocromáticos

No es necesario decorar con una mezcla de colores. De hecho, apostar por un diseño de interiores monocromático con un tono sobre tono puede dar como resultado un aspecto realmente sofisticado y elegante. Podemos empezar con un color que realmente nos guste y luego jugar mezclando diferentes tonos, desde claro hasta oscuro, en las paredes, tapicería y accesorios.
Normalmente un espacio bien equilibrado contiene tonos fríos y cálidos, pero no necesariamente en cantidades iguales. Por lo tanto, si se opta por un esquema de color monocromático con tonos fríos podemos aportar calidez a través de complementos como una alfombra de fibras naturales, muebles de madera o acabados de bronce. Por el contrario, podemos complementar una paleta cálida con paredes blancas y tapicería neutra.

 

Colores análogos

Si nos gusta la simplicidad de un esquema de color monocromático pero deseamos más interés, el esquema de color análogo es el ideal. Se trata de una forma inigualable de crear una combinación de colores exitosa con un contraste suave. Es tan simple como asociar dos o tres colores contiguos del círculo cromático.
La mejor forma de crear un estilo coherente es seguir la regla 60-30-10: el color dominante debe ocupar un 60% , el color secundario un 30% y color de acento un 10%.

 
Alfombras de vinilo Alfombras vinílicas exteriores

Colores complementarios

Como se suele decir, los polos opuestos se atraen. Elegir dos colores complementarios crea un esquema de color energizante y de alto contraste. Mediante la rueda de color podemos conseguirlo de forma simple: emparejando dos colores desde lados opuestos de la rueda de color, como morado con amarillo, azul con naranja o rojo con verde.

 
Alfombras de vinilo a medida

La tríada

¿Y si queremos ir más allá? Entonces podemos emplear un esquema formado por tres colores del círculo cromático que se encuentren espaciados uniformemente.
Este esquema de color crea un vívido contraste y está equilibrado, por lo que aporta una apariencia un poco menos intensa que un esquema de color complementario. Para que nos entre por los ojos debemos procurar que un color domine y acentuar con los otros dos.

 

Envío gratis en 3-5 Días hábiles. Descartar

Back to Top