Alfombras vinílicas infantiles Lavabo

¿Qué aspecto ha de tener un baño infantil? ¿Debe reflejar su estilo y personalidad? ¿Qué es imprescindible? En este post queremos repasar algunos puntos a tener en cuenta para diseñar un cuarto de baño ideal para los más pequeños.

Baldosas vinílicas Alfombras vinílicas a medida

Hazlo divertido pero práctico

Podemos apostar por sus colores favoritos y elementos divertidos para los espejos y resto de accesorios, pero a la vez, todo debe ser fácilmente accesible y práctico. Un buen ejemplo de ello es la instalación de una bañera y también de algún tipo de soporte que les permita llegar al lavamanos con facilidad.
Un cuarto de baño para niños debe ser divertido, pero también debe mantener ese punto de atemporalidad para que pueda evolucionar a medida que crecen los más pequeños. Los espejos, la pintura, las alfombras vinílicas infantiles, por ejemplo, son elementos de acento que pueden actualizarse fácilmente.

Alfombras vinílicas Baldosas de vinilo

Piensa en las necesidades de los niños.

Siempre se debe considerar la edad y la altura del niño. Dependiendo del tamaño, podemos considerar la opción de diseñar un lavamanos a medida para que no necesiten un taburete.
Si tenemos más de un hijo y van a compartir baño, podemos optar por instalar grifos dobles o incluso separar la zona de lavamanos de la ducha y el inodoro para que así puedan usar el baño a la vez.

Baldosas vinilo pared

Recuerda que habrá que limpiarlo.

Tus hijos no van a mantener el baño impecable, por lo que hay que diseñarlo con eso en mente: los niños son desordenados y expansivos en cualquier espacio que habiten.
La clave está en configurar un baño en el que todo se pueda limpiar, apostando por baldosas o vinilos de baldosa en lugar de paredes pintadas, así como materiales duraderos que puedan limpiarse y resistan el uso diario.

Alfombras vinílicas infantiles

Hazlo duradero y seguro.

En línea con el punto anterior, es interesante elegir materiales resistentes, antideslizantes y lo más asépticos posibles que garanticen la seguridad de los más pequeños en todo momento. Un buen ejemplo de ello son los muebles de plástico con bordes redondeados, las alfombras de vinilo o las baldosas texturizadas.

Back to Top